Imprimir
¿Cómo podemos disminuir la prescripción de antibióticos innecesarios o inapropiados en las residencias geriátricas?
Publicada el 15/01/2020

Raban, M. Z., Gasparini, C., Li, L., Baysari, M. T., & Westbrook, J. I. (2020). Effectiveness of interventions targeting antibiotic use in long-term aged care facilities: a systematic review and meta-analysis. BMJ Open10(1).


La evidencia hace tiempo que nos dice que a menudo hacemos un mal uso de los antibióticos. En ocasiones por una prescripción innecesaria y en otras, por prescripciones inapropiadas. Sabemos que esto contribuye a generar resistencia antimicrobiana, convirtiéndose en un problema de salud pública. A nivel clínico y asistencial está relacionado con peores resultados de salud, problemas en la gestión de los recursos y un alto impacto económico. En residencias geriátricas, donde las personas de edad avanzada son más susceptibles a sufrir infecciones y donde la atención médica es más fraccionada, este problema se puede acentuar.

El estudio que comentamos esta semana tiene como objetivo identificar intervenciones que disminuyan el uso innecesario o inapropiado de antibióticos en residencias geriátricas. Por eso se realiza una revisión sistemática y metanálisis. Se incluyen un total de 19 estudios, experimentales o semiexperimentales, publicados entre el 1997 y el 2018. Solo 7 fueron elegibles para incluir en el metaanálisis.

Algunos estudios se centraban en las infecciones del trato urinario. Otros en las respiratorias. Y algunos otros incluían cualquier tipo de infección. Todas las intervenciones evaluadas eran multicomponentes y muy heterogéneas entre ellas. La gran mayoría dirigidas a médicos y enfermeras, aunque en 4 estudios también participaban pacientes/familias. Educación sanitaria, guías, feedback, auditorías y el apoyo de un equipo especializado fueron las intervenciones más habituales. Solo 1 estudio utilizaba un dispositivo tecnológico de acompañamiento.

También en las diferentes fases del estudio (población, diseño y outcomes) existía mucha variabilidad. Esto dificulta extraer resultados estadísticamente significativos. Pero si que podemos tener en cuenta algunos resultados relevantes a nivel clínico y asistenciales. Por ejemplo, la intervención del equipo especializado y las guías de apoyo, mostraban buenos resultados a nivel de satisfacción y en la disminución de número de prescripciones incorrectas. La variabilidad de contextos también provoca dificultades estadísticas. Se hace necesario realizar más estudios experimentales con intervenciones adaptadas a cada uno de ellos. Y donde se pueda evaluar el mismo proceso de implementación. Contar con la opinión de los profesionales, e incluso de pacientes/familia, sería favorable para diseñar dichas intervenciones. Es la única manera para conocer las necesidades y dificultades reales en la hora de prescribir y utilizar los antibióticos.

 La evidencia nos presenta el problema, pero tal y como muestra este estudio, a día de hoy todavía no nos da ninguna solución. Tenemos que tener en cuenta que la variabilidad, heterogeneidad y fragmentación de las intervenciones estudiadas son contraproducentes a la hora de medir la efectividad de estas. Por ello, a la hora de buscar soluciones habría que tener en cuenta que:

 En definitiva, todo un reto para la geriatría. Todo un reto para el sistema de salud. ¿Quién se anima?


Referencia del artículo comentado:

Raban, M. Z., Gasparini, C., Li, L., Baysari, M. T., & Westbrook, J. I. (2020). Effectiveness of interventions targeting antibiotic use in long-term aged care facilities: a systematic review and meta-analysis. BMJ Open10(1).

Etiquetes:  #antibióticos #prescripción #seguridad